DELIRIUM TREMENS

Este es un escrito de mi autoría que refleja mi profundo amor por la escritura y en un autor especial que despertó en mí el anhelo de escribir.

EN HONOR A POE.
Nuevamente estoy intentando
refugiarme en la escritura
para poder escapar de este
mundo que me enferma,
de este presente que odio,
de esta vida que me agobia
y de este destino maldito.

Esta es una noche más que
me encierra con su absoluta
oscuridad y soledad.
Intervalos de somnolencia
me dominan.
Mi alma, con vehemencia,
desea despertar de esta
pesadilla.
Mi corazón se siente
en un callejón sin salida.
Mi conciencia naufraga en
grandes ríos de alcohol.
y a pesar de todo, todavía
tengo el poder de escribir.

Sufro y deliro tanto que
ya no se que es real
y que es falso.

Para ahogar mis penas
me embriago, pero pasa
todo lo contrario cuando
lo hago.
Mis malas actitudes van
saliendo a flote en cada
copa, en cada trago.

A medida que pasa el tiempo
voy cayendo, profundamente,
en un poso lleno de:-acciones
tardías, pensamientos lentos,
ilusiones falsas y sueños muertos.

A mi modo de ver, sería algo
absurdo, rezar y tenerle fe
a alguien sobrenatural.
Lo digo porque el no tiene
mi solución, de hecho nadie
la tiene, sólo yo.
Pero esa solución se volvió
una búsqueda inalcanzable.
Así que me parece mejor
resguardarme en las letras,
e invoco cuervos, gatos,
y ángeles amoríos.
Mientras lentamente- pero
de una forma voraz- me devora
la locura.

Se que me queda poco valor
para vivir, pero también sé,
que todavía tengo gran ímpetu
para enfrentar los demonios
que me acechan.

Como siento que muero en esos
momentos de desesperación
e impaciencia, de igual manera
siento que renazco en esos
momentos donde escribo
mi realidad surrealista.

Todas las noches, antes de
acostarme, miro la luna.
Pues su poética soledad
inspira mi alma, para que
ella se adueñe de mi
corazón.
De esa manera se vuelven
uno solo y me hacen sentir
cada letra, cada palabra,
cada frase, que voy dando
vida cuando hago correr
la tinta en el papel.
Entonces, sólo entonces,
me siento un Dios en esos
momentos llenos de placer
y sosiego.

Aquí me encuentro una vez más,
escribiendo en horas nocturnas
para poder respirar tranquilamente,
ya que mi verdadero oxigenó son las
letras.

En estos momentos desolados,
tristes y amargados lo único que
me queda para sobrevivir es el
mundo literario, con sus enigmas,
paradigmas, ensueños, sueños,
fantasías y utopías.
Por eso me encierro en el,
para poder sobrevivir, revivir,
y sentir.

Aquí sigo apegado al don
que se me ha concebido,
y aunque todavía no descifro
si es bendito o maldito,
me uno a él como él
se une a mí en esas noches
lúgubres y penumbrosas.

La escritura es un néctar
dulce para el alma y el corazón,
y un elixir ponzoñoso para el
sufrimiento y el dolor.

No soy escritor porque tengo
buena caligrafía u ortografía.
Soy escritor porque tengo
la capacidad de narrar lo
que vivo, lo que pienso,
y sobre todo, lo que siento.

No soy poeta porque tengo
musa de inspiración.
Soy poeta porque las musas
me persiguen con anhelo
de ser plasmadas.

Toda mi vida seguiré escribiendo
no porque me guste (y me gusta)
sino porque me avasallan las letras
y me dicen:>>aunque nos sigas
escribiendo en el papel, estaremos
aferradas para siempre, en tu alma
y en tu piel<<.
JHASZ

Imagen tomada de wikipedia. autor C.T. Tatman.
“Me convertí en un loco con
grandes intervalos de horrible
cordura.”
EDGAR ALLAN POE.